Honrando a los maestros (I) 8

Un saludo, amigos.

En la primera entrega de esta columna, que escribí a modo de introducción, realicé una declaración de principios acerca de la relación entre ciencia ficción y rock. Mas tal afirmación se quedaría simplemente en eso si no la refrendáramos con argumentos incontestables, o si ese vínculo fuera tan tenue que se extinguiese al menor desafío. La pregunta que debemos plantearnos entonces es… ¿hace falta ahondar mucho para encontrar un disco o un tema conocido, de dominio público, para establecer una asociación sólida? ¿Es una correspondencia perdida, dispersa en el underground?

La respuesta es un no rotundo, y la canción ejemplo (mejor dicho, contraejemplo) es “The Final Countdown”. Me servirían otras, pero creo que esta es reveladora; además, para los amantes del rock duro tiene un sentido especial pues, si bien nunca nos ha importado demasiado, supuso la irrupción de una vertiente de nuestra música en los medios de comunicación habituales. Más de dos décadas después de su aparición, ese tema (y otros de ese LP, como “Carrie”) siguen sonando con cierta asiduidad y Europe permanece en la memoria colectiva.

“The Final Countdown” es una canción de temática futurista: habla de un abandono forzoso de La Tierra por parte de la raza humana, a causa de errores que no llega a precisar ("…I guess there is no one to blame…", supongo que no hay nadie a quien culpar) pero sobre los que no sería difícil especular (cambio climático, guerras nucleares…). No es el concepto más original del mundo, pero es inequívocamente ciencia ficción. Además esa canción, junto al genial e inolvidable intro de teclado, comienza con dos frases que me ponen los pelos de punta. Los dos primeros versos rezan: "Nos vamos juntos, pero no deja de ser un adiós…" Es el éxodo definitivo, es dejar el planeta en el que ha transcurrido toda nuestra vida y cuyas condiciones (presión, gravedad, temperatura) han estado tan ligadas a nosotros que con frecuencia hemos ignorado el hecho de que pudiesen existir otras. Da que pensar.

Demostrado el vínculo entre rock y ciencia ficción, nos lanzamos ahora a un viaje maravilloso: la búsqueda de más grupos, o solistas, que hayan hecho uso de una temática prospectiva. Y dado que hay una miriada de ellos, de fama variable pero sobrada calidad, debemos adoptar algún criterio para poder secuenciar su análisis y descripción. Así que, si me lo permitís, comenzaré (de ahí el título escogido) por aquellos que han homenajeado a los maestros de la literatura o el cine de ciencia ficción basando algún tema en su obra. No estarán todas las que son, está claro, mas serán todas las que estén.

Debo indicar, como apunte inicial, que no hay una única canción sobre una misma obra. Procuraré, por no parecer redundante, que cada tema comentado pertenezca a una historia distinta; no obstante, a modo de muestra, os presento un caso claro: Soy leyenda, de Richard Matheson.

Todos recordáis, a grandes rasgos, la famosa novela.Se cierne una pandemia sobre la Tierra con el resultado de que sólo queda un hombre vivo y sano en nuestro planeta; el resto ha sido infectado por un microbio que le ha convertido en vampiro. El libro nos cuenta la lucha de Robert Neville, el superviviente, por mantenerse a salvo y sus negras elucubraciones acerca del “nuevo orden” de las cosas.

Al menos tres cortes de rock ponen música a esta trama.“Omegaman”, de The Police (Ghost In The Machine, 1981), “I Am Legend” de Arch Enemy (Doomsday Machine, 2005) y “The Omega Man” de Iron Savior (Megatropolis, 2007). Nada más lejos del rock accessible de Sting y sus muchachos el power metal de Iron Savior, y no digamos ya el death metal melódico de Angela Grossow y sus chicos, pero rock al fin y al cabo. Y del bueno. Aunque “The Omega Man” no alude directamente al libro sino a una película basada (un tanto libremente, por cierto) en la novela de Matheson, el concepto es similar. Por si queda alguna duda, transcribo aquí mi traducción de Iron Savior.

"El sol está en lo alto.
Un hombre solitario
Vaga por una ciudad vacía.
La muerte omnipresente está alrededor.

Recorriendo calles desiertas
en amarga soledad;
el silencio lo cubre todo
sin sonido humano alguno.

Los días van pasando
inmerso en dolor y tedio.
Su creación fatal
es todo lo que queda.

Es el último hombre vivo
sentenciado a sobrevivir.
El último de su especie,
ha visto el Apocalipsis
Destructor y redentor
principio y final.
Es el hombre Omega.

Nuevas criaturas de locura
merodean en las sombras.
Son los señores de la oscuridad.

Convertidas en algo distinto
han dejado de ser humanas.
Hijos de la plaga
con marcas sangrientas.
Qué amarga ironía
reside en su pecado.
Él tiene en su interior
La llave de la salvación.

Es el último hombre vivo
condenado a sobrevivir.

Entonces llegó el día
en que encontró a los otros;
les pasó la salvación
para traer la vida de nuevo.
El ha sido destructor
pero ahora será el redentor.
El principio y el fin."

Pero hay muchos otros ejemplos. El mismo Elton John honra a Ray Bradbury con su canción “Rocket Man” (Honky Château, 1972), basada en el relato del mismo nombre. En ella se describen los sentimientos de un astronauta solo en el espacio, echando de menos su planeta, su esposa… Muy evocadora. No podemos olvidar, tampoco, la contribución de David Bowie en este campo. Aunque hablaré en posteriores entregas de sus argumentos originales, aquí es de justicia recordar su“1984” (Diamond  Dogs, 1974), tema inspirado en el laureado clásico de George Orwell. Su idea de Gran Hermano y su sistema opresivo y totalitario todavía nos acechan en nuestras noches más aciagas.

Y para terminar con mi aportación de hoy, no vaya a ser que canse al personal, me gustaría recordar a una banda inglesa que no tuvo, ni de lejos, tanta repercusión como los anteriores y que sin embargo compuso una canción sublime. Tomando como referencia una película de Val Guest (The Day The Earth Caught Fire, 1962), el grupo de rock progresivo City Boy llevó a cabo una auténtica obra maestra recreando la atmósfera original en el corte del mismo nombre(de su disco City Boy, 1979).En plena Guerra fría, los EEUU y la URSS realizan unas pruebas de armamento nuclear de consecuencias devastadoras. Estas pruebas sacan al planeta de la órbita y lo acercan al sol, con lo que la Tierra se incendia. Tanto la letra como la melodía son muy recomendables.

Pues bien, amigos; esto es todo por ahora. Espero que haya suscitado vuestro interés y nos sigamos leyendo por aquí. Un abrazo.

8 thoughts on “Honrando a los maestros (I)

  1. María Mar 3,2010 3:34 pm

    Has arracando con buen pie y paso firme! No sabes lo que estaba esperando tu primera entrada y, que decir! Me ha gustado mucho. Supongo que el número de grupos cuyas letras hablan de ciencia ficción es muy elevado para mencionarlas todas.

    Me ha sorprendido mucho que mencionaras a Europe y una canción, tan odiada como cantada, como es The Final Countdown. He echado de menos que mencionaras a Iron Maiden por su album Somewhere in time pero, claro, si es que son muchos grupo.

    Es curioso, no obstante, la predileccion por temas apocalipticos en la musica actual y no siempre se van a futuros muy lejanos (en algunos casos, esos futuro quedaron atras al hablar de una posible guerra nuclear allá por los ochentas). Otros en cambio hablan de aspectos del presente tomados como signos de un apocalipsis en ciernes (por ejemplo, foreclosure of a dream de Megadeth). Crees que se debe a una evolucion del movimiento punk y su no future o a la influencia de la literatura?

    Siento el troncho que acabo de soltar ( y siento las faltas, en este teclado me faltan algunos signos de interrogación y exclamación).

    Un saludo,

  2. Mariano Villarreal Mar 3,2010 5:37 pm

    De Iron Maiden tenemos tambien «To Tame a Land», purito Dune. Pero todo llegara :-)

    Sobre futuros distopicos, bueno, la literatura, el cine, la musica, pueden advertir de todo ello. Me quedo con Queensryche y Operation Mindcrime: 1984 en las ondas.

    Yo tampoco ando fino con las tildes, escribo desde un teclado un tanto chungo

  3. dani Mar 3,2010 6:04 pm

    Por fin, un artículo en mi columna favorita… y por si fuera poco, mencionas a City Boy, que ya es rebuscar rarezas, tío ;)

    Y hablando de distopías, y barriendo para mi casa, o sea, el progresivo, Genesis (el Genesis de verdad, no el del puto calvo) tiene una de los ejemplos más originales y aprpiados para estos tiempos que he oído, leído o visto.

    Es en una canción llamada «Get ‘em out by frydays», tema de 1972, calculo yo. En él, el Control Genético del 2012 decreta que los hombres tendrán una altura máxima de cuatro piés. De este modo pueden dividir los pisos por la mitad, y cobrar más alquileres….

    Acojonante que esto saliera en 1972, una distopía inmobiliaria, y es un tema de rock, no una novela….

  4. María Mar 3,2010 9:12 pm

    Mariano: Me encanta el Operation Mindcrime. Tanto la historia como la música me parecen curradísimas.

    Y también quería destacar a Billy Idol y su album Cyberpunk (en especial la canción y el video de Shock to the system).

  5. Fernando Mar 3,2010 9:40 pm

    Bueno, bueno… esto se va calentando.
    Salvo el tema que canta Peter Gabriel, conozco bien todas las canciones que habéis mencionado y veo que tenéis muy buen gusto. Hablaré del Somewhere in time más adelante y también de To tame a land (temazo).
    Qué decir del Operation Mindcrime. Es una obra de arte que, si hubiera tenido una producción del siglo XXI y no de finales de los 80, hubiese sonado todavía más grandiosa.
    Me alegro, María, de que haya gustado el artículo. En respuesta a tu pregunta, no veo ese enfoque «catastrofista» como un «no future» punk, sino como un impulso reivindicativo de los grupos de rock con objeto de denunciar nuestra desidia por el planeta en que vivimos y por la manera tan deleznable en que con frecuencia nos tratamos.
    Gracias, Dani por animarte a comentar y por rescatar ese tema de los Genesis sin Phil Collins. Le echaré un vistazo. Pero no seas tan duro con Phil, hombre, que aunque diese más comercialidad al grupo también tiene canciones estupendas (Domino, Home by the Sea…).
    Y gracias también a Mariano por sus opiniones. Esta columna no puede ser la misma sin ellas.

  6. dani Mar 4,2010 10:01 am

    Ahí le has dado Fernando, Domino y Home by the Sea… y ya está. ;)

    No te preocupes, los que me conocen saben de mi ancestral odio por el señor Collins (ojo, un pedazo de batería, por otra parte). Habitualmente suelo faltarle, sobre todo si no viene a cuento…. :-)

  7. Sim Mar 4,2010 11:57 am

    No te fies del calvo…
    Ni idea de City Boy… algún enlace recomendable?

  8. Fernando Mar 4,2010 2:14 pm

    Sim, busca el video de la canción «The day the Earth caught fire» en You Tube. Es añejo, pero creo que te gustará.

Comentarios cerrados.