Los viajes de Joenes, Robert Sheckley 2

Hacía once años que no se publicaba nada en castellano de Robert Sheckley, pese a que el autor estuvo luego varias veces presente en la Semana Negra de Gijón antes de su fallecimiento; su anterior novela apareció hace 26. En este periodo, el de mayor florecimiento de la edición de ciencia ficción en España hasta la actual decadencia, hemos conocido en cambio las obras completas de incontables medianías, en un proceso en el que obviamente quien ha terminado con el género no ha sido el desprecio externo, hoy casi inexistente, sino el desvarío interno.

Gocemos, pues, de esta excepcional oportunidad. Bibliópolis se adorna, en particular, con la edición conjunta con la novela que da título al volumen de una antología inédita, La tienda de los mundos. Como es habitual en la obra del autor, los relatos son bastante más redondos que la novela. Sheckley hizo una formidable carrera, una trayectoria excelente, acumulando historias verdaderamente venenosas en los años cincuenta, de las que La tienda de los mundos ofrece un simple muestrario. Permanecen fuera de las librerías superclásicos del alcance de «Pasaje para Tranai», «Ciudadano de la galaxia» o «El motín del bote salvavidas».

A la misma altura, prácticamente, se sitúa al menos uno de los cuentos presentes aquí, «El hombre mínimo». El protagonista es un perdedor típicamente sheckleyano, que es escogido precisamente por esa condición para explorar un mundo potencialmente habitable para el hombre. Puesto que se ha decidido que los planetas deben ser en primer lugar visitados por gente totalmente corriente, es más, tirando a torpe; si ellos son capaces de sobrevivir, entonces se podrá enviar luego a colonizadores corrientes. El cuento ofrece varios giros sorprendentes «a la Sheckley» y resulta modélico en su sencillez, originalidad y concreción.

Entre el resto de los cuentos, destacan sobre todo los más breves, que nos muestran una vez más que el talento de Sheckley no era inferior en su momento al de Fredric Brown, mucho más reivindicado y recordado hoy. Mención especial merece un clásico menor como «El precio del peligro», relato frecuentemente citado como antecedente un tanto profético de la actual proliferación de concursos televisivos de mal gusto. Menos fuste tienen «Humores» o «Las muertes de Ben Baxter», con todo buenos ejemplos del tipo de material medio, ameno y cumplidor, que abundaba en las revistas del género durante su auténtica edad de oro literaria y creativa, los cincuenta y los sesenta.

La novela Los viajes de Joenes resulta también característica de los problemas que Sheckley tuvo tradicionalmente para trasladar su poética, su forma de hacer específica, a extensiones mayores. O, dicho en román paladino: los chistes alargados a veces pierden su gracia. La de Los viajes de Joenes no llega a perderse, sino que queda algo disuelta a lo largo de las páginas de la historia, que va degradando el impacto inicial a medida que se desarrolla y deja de sorprender, para quedar circunscrita a puntos aislados.

El Joenes del título es un ingenuo salvaje criado en una isla del Pacífico que viaja a Estados Unidos en busca de su destino. Buena parte de la chispa del relato estriba en la forma de narración, episódica, en la que cada breve historia es supuestamente recogida de distintas fuentes orales de la sociedad micronesia postatómica, que recuerda en tono mítico el recorrido del héroe.

Buena parte de los gags y las críticas de Sheckley sorprenden por su vigencia cincuenta años después de su publicación original. No faltan las miradas irónicas a la sociedad americana que hoy representa el Tea Party -pero que lleva existiendo mucho, mucho tiempo atrás-, al funcionamiento económico capitalista y a la religión; también a referencias más del momento como la Unión Soviética.

Un volumen, en suma, que reivindica a un autor y sirve para recordarnos a algunos carcas las razones por las que nos gustaba el género. En aquellos tiempos en que lograba con alguna frecuencia combinar el hecho de ser divertido con el hacer pensar.

2 thoughts on “Los viajes de Joenes, Robert Sheckley

  1. Ricardo Manzanaro Nov 2,2010 11:37 am

    En cuestión de novelas de Sheckley la mejor para mi es «Mañana será así», publicada hace décadas por por Vértice, con una traducción horrible. A ver si tras esta recuperación de «Los viajes de Joenes», alguien se anima a reeditarla. Y agradecer a Biblipólis la iniciativa de reeditar la novela y sobre todo la antología inédita.

  2. Chip Nov 3,2010 9:30 pm

    Soy fan de Sheckley desde que tenía 14 años y la reedición de esta novela más la edición de la antología inédita es para mí como un maná llovido del cielo. ¡Ojalá que cunda el ejemplo! Es cierto que nunca se le ha reivindicado lo suficiente y ya va siendo hora, su humor y el alcance de sus especulaciones sociales jamás han sido igualados.

Comentarios cerrados.