Última página

Robinson corre. Huye de su jungla, pasto de unas llamas que chisporrotean entre carcajadas de ignorancia. El humo llena sus pulmones y su ropa se prende. Muere en la última página, ardiendo sobre la arena. En el horizonte, flotando en el mar hirviendo, atisba una sola palabra: FIN.